Derechos humanos en Qatar

Qué dice el informe de Amnistía Internacional

A pocos días del comiendo del Mundial de Qatar 2022, Amnistía Internacional presentó un informe sobre la falta de derechos humanos en el país sede para los trabajadores inmigrantes, las mujeres y la comunidad LGBT+.

El trabajo, llamado “Qatar en falta”, muestra una investigación realizada desde 2012 sobre la situación en el país de Medio Oriente, a la vez que hace un llamado a la FIFA para “mirar donde hay que mirar”.

Con este trabajo, el organismo busca concientizar sobre las condiciones en las que viven las mujeres, inmigrantes y la comunidad LGBT+, en medio de un torneo que sigue sumando polémicas en relación a los derechos humanos.

“Al conceder el Mundial a Qatar sin condiciones para mejorar la protección laboral, y al no prevenir los abusos, la Federación Internacional de Fútbol contribuyó a numerosas injusticias laborales que eran evitables”, manifestó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

TRABAJADORES INMIGRANTES

Salarios impagos, falta de derechos laborales, condiciones de trabajo insalubres y falta de descansos son algunas de las complicaciones que tienen los miles de trabajadores inmigrantes que fueron parte de las obras para la Copa del Mundo.

“Detrás del Mundial están las historias de miles de trabajadores y trabajadoras migrantes que viajaron a ese país para construir estadios, hoteles, sistemas de transporte y prestar servicios necesarios para hacer posible el torneo”, expresaron desde la organización de derechos humanos.

Foto: REUTERS/Suhaib Salem

Muchos de ellos partieron desde Bangladesh, India y Nepal con la promesa de un empleo, pero al llegar se encontraron con un situación muy diferente a la esperada.

 

 

 

 

 

 

Amnistía advierte que muchos “han pagado ellos mismos tarifas de contratación exorbitantes e ilegales”, mientras que otros “fueron estafados por empleadores abusivos, obligados a trabajar demasiadas horas o sometidos a condiciones que equivalen a trabajo forzoso”.

Además, volvieron a poner el foco en aquellos que perdieron la vida, los cuales ascenderían a miles según la entidad, aunque muy pocos de estos casos han sido investigados por la Justicia.

MUJERES Y LA FALTA DE LIBERTADES

El organismo también investigó sobre la situación de las mujeres y cómo las leyes de Qatar hacen que sean discriminadas y pierdan derechos en relación a los hombres.

De acuerdo a la Ley de Familia “las mujeres no pueden casarse sin el permiso de un tutor masculino”, mientras que los hombres “pueden casarse sin dicho permiso y tener hasta cuatro esposas a la vez”. Además, remarcan que la mujer vive bajo una “tutela”, que al momento del casamiento “pasa de su padre a su marido”.

Foto: REUTERS/Marko Djurica

“Las mujeres que no obedezcan a sus maridos durante el matrimonio pueden ser consideradas desobedientes, incluso si trabajan o viajan sin permiso o se niegan a mantener relaciones sexuales sin una ‘justificación’”, suma el informe.

Los derechos también son desfavorables incluso al momento de recibir una herencia, ya que “reciben la mitad de las partes que sus hermanos varones”; como al momento de divorciarse, ya que no pueden hacerlo “de forma unilateral” como sus parejas.

 

“Las mujeres tienen un margen muy limitado para defender y actuar por sus derechos en Qatar”, sentenciaron desde Amnistía Internacional.

Entre los hechos más resonantes, está el de Paola Schietekat, una mujer musulmana de origen mexicano que viajó a Qatar para ser parte de la organización del Mundial y fue víctima de una agresión sexual.

Sin embargo, tras hacer la denuncia, ella fue acusada de tener “relaciones extramaritales”, considerado un delito en el país, por el que fue condenada a 7 años de prisión y 100 latigazos. Tras un fuerte reclamo internacional, pudo salvarse de cumplir la pena.

LA CRIMINALIZACIÓN DE LA COMUNIDAD LGBT+

La falta de derechos de gay, lesbiana, bisexuales y otras disidencias fueron uno de los grandes puntos de reclamo, debido a que en Qatar la homosexualidad está condenada por ley.

Además de sufrir discriminación, el informe advierte que “los actos sexuales consentidos entre personas del mismo sexo son ilegales y pueden dar lugar a una condena de hasta 7 años de prisión”.

Incluso, el organismo remarca que hay un “clima represivo en torno a la libertad de expresión” sobre el tema, que llegó a los propios jugadores que intentaron manifestarse con mensajes en sus camisetas y las cintas de capitanes.

La insignia de la selección nacional de Estados Unidos  luce los colores del arcoíris en apoyo a las personas LGBT+. REUTERS/Carl Recine

“Amnistía Internacional no solo rechaza esta actitud que le da la espalda a las violaciones sufridas por millones de personas alrededor del mundo sino que además llama a la FIFA y a Qatar a establecer un programa de reparación integral, que incluya indemnizaciones por todos los abusos laborales relacionados con la celebración del torneo en ese país”, manifestaron.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.