Gimnasia perdió y se esfumó el sueño del ascenso a la Liga Profesional

Con un gol de Alan Cantero, a minutos del final, Estudiantes de Caseros venció al Lobo y se metió en la final del Reducido. El duelo fue suspendido pero los hinchas despidieron a su equipo con una enorme ovación.

Gimnasia no pudo. El Lobo perdió con Estudiantes de Buenos Aires en su estadio y quedó eliminado del Reducido por el segundo ascenso a la Liga Profesional. El partido fue suspendido en los minutos finales ya que los hinchas locales agredieron al juez de línea y comenzaron a tirar pirotecnia. Alan Cantero marcó el único gol del encuentro.

En la primera mitad, Estudiantes entendió cómo debía jugar el partido. El Pincha de Caseros se plantó bien en la cancha y salvo algún susto aislado, como un cabezazo de Nouet antes de los diez, no pasó mayores sobresaltos. Dos líneas de cuatro bien armadas, dos puntas que jugaron casi mano a mano con los tres centrales de Gimnasia, fue lo que propuso la visita.

Y le salió bien. Gimnasia buscó el gol necesario para igualar la serie pero no lo pudo encontrar. Centros sin destino, apurado, como queriendo romper el cerrojo por el medio y desaprovechó las bandas. También lo intentó con algún remato desde afuera del área pero muy poco para destacar. Desde las tribunas ese nerviosimo fue creciendo y ni la gastada a la Lepra fue como deseaban ya que notaban que el equipo no estaba respondiendo.

El segundo tiempo arrancó con un Gimnasia renovado, el DT metió tres cambios, pero descuidó un poco la espalda de Villarreal y la visita lo aprovechó armando una jugada que terminó en los pies de Facundo Pereyra pero que Tomás Giménez tapó de manera espectacular. La atajada levantó el estadio y el duelo cambió de cerrado, a golpe por golpe.

Pero esa modificación de desarrollo favoreció más a la visita que a Gimnasia. Facundo Castelli complicaba a todo el fondo local cada vez que tenía la pelota en sus pies y de esa manera llegó otra muy clara para Estudiantes y nuevamente apareció Giménez para mantener con vida a sus compañeros que seguían yendo sin ideas, con ganas y sabiendo que necesitaban un gol.

Luca Marcogiuseppe tiraba al tanque Germán Rivero para tener más presencia en el área rival, y también mandó a Joquín Varela a meterse dentro de los centrales. Sin embargo, a poco del final, Estudiantes pegó y sentenció la historia. Pelota larga para Alan Cantero quien encaró, superó su marca y definió al primer palo de un Giménez que ya nada pudo hacer.

Inmediatamente, los hinchas quisieron tomar justicia por mano propia y atacaron a los periodistas visitantes por la manera de gritar el tanto del ex Godoy Cruz, y luego se traslado a la cancha. Empujones, discusiones, nerviosismo y todo terminó con una suspensión que mancha, en parte, el buen trabajo que depositó a Gimnasia en esta instancia. Ahora hay que dar vuelta la página y pensar en que hubo mucho más positivo que negativo. El Lobo quedó eliminado pero se fue con la cabeza en alto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.