Alejandro Katz: «Cristina se creyó San Martín y ahora es una cosita deteriorada»

El analista político, Alejandro Katz, conversó esta mañana con Ari Paluch en Radio Rivadavia sobre el discurso de Cristina Kirchner ayer en Avellaneda y lo primero que indicó fue que «de un lado hay un partido abierto, es decir, uno puede imaginar que como vieja política entrenada en las artes de la producción de expectativas, del manejo de las audiencias, de la manipulación de sus seguidores, es una jugada que va a algún lado que todavía no sabemos cuál es». En ese sentido, aseguró que «hasta que la jugada no llegue al final, no vamos a poder entenderla plenamente».Cristina Kirchner (@CFKArgentina) / Twitter

«Acá hay cosas que se dicen, pero no sabemos para qué se dicen, no conocemos su intención, conocemos sus dichos«, subrayó al tiempo que señaló que «hay otra dimensión que es más triste e incluso patética: la decadencia de una figura que en algún momento se imaginó como madre de la patria, como la partera de la patria, la fundadora de un nuevo régimen».

En esa línea recalcó: «Recordemos a aquella Cristina del ‘vamos por todo’, una Cristina que sabía que le leían los labios sin pronunciar las palabras y que con leerle los labios, multitudes inmensas la seguían y la ovacionaban» y acto seguido, marcó: «Comparemos a esa Cristina con esta que es parte de un gobierno decadente con la peor tasa de aceptación de la que se tenga memoria desde que volvió la democracia».

«En una sociedad que se descompone, que descree de las políticas, que le ha quitado el apoyo no solo a su grupo político sino a ella misma», agregó y por lo tanto, afirmó que «si uno ve esa curva de caída, es una curva que permite hacer esa descripción que ya no es valorativa es puramente descriptiva: la tasa de aceptación del gobierno es baja, la situación del país es mala».

Frente a ese panorama, hizo hincapié en que la vicepresidenta «tiene un fallo que dice que robó y debe ser difícil para ella procesar eso» porque «de haberse creído San Martín a ser una persona que tiene que mostrar que no es ladrona». Por lo tanto, sostuvo: «Ella fue eso y ahora es una cosita deteriorada». 

«Está envejeciendo, alguien quiso matarla y ella quiere probar que quiso matarla una tremenda conspiración política internacional y en realidad, la quiso matar un grupo de lúmpenes que son producto del mismo país que ella contribuyó a crear» y añadió: «Que vive medio escondida porque tiene miedo que la quieran volver a matar y vive perseguida por la Justicia que dice que es ladrona». En consecuencia, consideró que «debe ser muy, muy amargo ese transcurrir» y remarcó: «La necesidad de tener que volver sobre una imagen de grandeza debe ser muy imperiosa».

Para concluir, definió a Cristina «como una mujer que tiene un compromiso consigo misma de autorreferencia, de narcisismo que sin dudas, está derivado de la patalogía».

Fuente NA Por MARÍA AGUSTINA ZELAYETA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.