Torturas en Ucrania

Espeluznantes hallazgos en Jersón tras la retirada rusa

Se han encontrado más de 60 cuerpos con signos de tortura en la región sur de Jersón tras la retirada de las tropas rusas del territorio ucraniano, aseguraron funcionarios del Gobierno.

El ministro de Asuntos Internos de Ucrania, Denis Monastyrsky, dijo que las fuerzas del orden han descubierto hasta ahora los cuerpos de 63 personas que muestran signos de tortura y que ahora están siendo examinados por los investigadores.

«Debemos entender que la búsqueda acaba de comenzar, por lo que se descubrirán muchas más mazmorras y lugares de entierro», dijo en la televisión nacional por la agencia de noticias Interfax Ucrania.

Ucrania ha registrado hasta ahora 436 crímenes de guerra en la región que tuvieron lugar bajo la ocupación rusa, según el ministro.

La región de Jersón fue tomada por las fuerzas del presidente ruso, Vladimir Putin, en marzo, pocos días después de que comenzara la guerra. Rusia anunció su retirada de la ciudad clave del mismo nombre a principios de este mes en medio de la contraofensiva ucraniana.

Sergey Surovikin, quien se convirtió en octubre en el nuevo jefe de las fuerzas rusas en Ucrania, dijo el 10 de noviembre que sus tropas se retirarían para «preservar la vida de nuestros soldados y la capacidad de combate del grupo de tropas».

Monastyrsky también dijo que los investigadores habían descubierto al menos once lugares de detención en áreas liberadas, y que la tortura se llevó a cabo en al menos cuatro de estos lugares.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, llegó a la ciudad el 14 de noviembre, donde dijo que «el ejército ruso dejó atrás las mismas atrocidades que en otras regiones del país donde pudo ir».

El servicio de prensa del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) dijo el jueves que sus empleados y la policía nacional habían descubierto una «cámara de tortura» donde los ocupantes rusos interrogaban y torturaban a los residentes pro-ucranianos de Jersón. Según la SBU, los residentes locales fueron «brutalmente torturados» por negarse a cooperar con los rusos y mantenidos en «condiciones inhumanas».

Los agentes del orden encontraron objetos que «indican directamente signos de tortura» durante una inspección, dijo la SBU. “Actualmente, se están llevando a cabo medidas de investigación y operativos para documentar todos los crímenes de los ocupantes, identificar a los culpables y llevarlos ante la Justicia”, dijo la SBU en un comunicado.

Human Rights Watch (HRW), un grupo de derechos humanos con sede en EEUU, documentó previamente cómo las fuerzas rusas de ocupación torturaron y detuvieron ilegalmente a civiles en las áreas ocupadas. “El ejército ruso está propagando el miedo y la anarquía en las áreas ocupadas del sur de Ucrania”, dijo en julio Yulia Gorbunova, investigadora principal de HRW sobre Ucrania. «Hemos documentado una serie de episodios que llevan el sello de los crímenes de guerra: tortura, malos tratos, detención arbitraria y detención ilegal de civiles«, agregó.

Rusia ha negado haber atacado intencionalmente a civiles. Newsweek se ha puesto en contacto con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia para hacer comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.