El fiscal que interviene en la causa dijo que "en principio se trata de irregularidades administrativas, ahora veremos si hay delito penal"

El fiscal que investiga el hallazgo de 800.000 pesos en la Comisaría Primera de La Plata, por la cual desafectaron ayer a siete policías, aseguró hoy que "es un claro caso de corrupción" y agregó que "en principio, hay una defraudación al erario público y malversación de fondos”.

Se trata del fiscal Marcelo Martini, quien tiene a su cargo la causa tras haberse encontrado en una caja fuerte de esa seccional policial un total de $80.000 de procedencia injustificada, lo que motivó que el ministro de Seguridad bonaerense, Christian Ritondo, ordenara la intervenir la dependencia y desafectar a siete policías, entre ellos al comisario.

Si bien las autoridades de la dependencia policial dijeron que era dinero destinado al pago de los servicios adicionales en oficinas públicas o comercios de la jurisdicción, llamados horas Polad, se encontraron planillas con firmas que serían apócrifas y nombres de personas que supuestamente cobraban pero que declararon que no era así.

En declaraciones a la prensa, Martini aseveró que ya se determinó que "hay dos efectivos que figuraban como que estaban cobrando y no cobraron" y añadió que "es un claro caso de corrupción policial".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »