Jueves 29 de Octubre de 2020

Hoy es Jueves 29 de Octubre de 2020 y son las 21:54 ULTIMOS TITULOS:

  • 13.1º
  • Mayormente despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

MUNDO

8 de agosto de 2020

La explosión de Beirut y la ausencia de un Estado fuerte en el Líbano

La tragedia genera dudas sobre la fortaleza del Estado en una zona caldeada de Medio Oriente, donde Israel, Siria, Irán o Arabia Saudita tratan de ejercer influencia política.


Hasta ahora, el presidente Aoun rechazó los pedidos de realizar una investigación internacional y ratificó una indagación interna que lanzó el Gobierno luego de la explosión, tras el arresto de 16 personas involucradas supuestamente en el hecho.

Para Paulo Botta, director del Programa Ejecutivo en Medio Oriente, de la Universidad Católica Argentina (UCA), "lo más sensato, por ahora, es decir que todo deriva de una falta de control del Estado".

"Cuando existe una situación de este tipo, todos pueden ejercer poder: Israel pasa por el espacio aéreo del Líbano sin pedir permiso a nadie; Irán ejerce a través de Hezbollah una autoridad y un poder de veto político, los rusos están en Siria", señaló el analista en declaraciones a Télam.

Según Botta, "Líbano tiene un problema gravísimo de refugiados y una organización militar que se convirtió en política y que hoy está integrada en el gobierno, como es (el grupo pro-iraní) Hezbollah".

Encerrado entre Palestina y Siria, frente al Mar Mediterráneo, Líbano atraviesa la peor crisis política, económica y social desde la guerra civil (1975-1990). Según datos del Banco Mundial, el 45% de la población de casi 7 millones de habitantes vive por debajo del umbral de la pobreza.

"Cuando el Estado no tiene un control estricto sobre lo que sucede, pueden pasar muchas cosas. Hay narcotráfico, hay terrorismo, hay lavado de dinero, hay contrabando. En este caso, por su posición geopolítica, el Líbano es un ejemplo claro", afirmó Botta.

Afectados por el coronavirus, que ya contagió a más de 5.900 personas y mató a 70 en el país, los libaneses sufren cortes de luz, falta de alimentos y de medicinas, mientras la corrupción política abunda en el país desde hace años, señalan analistas.
 

Cuando existe una situación de este tipo, todos pueden ejercer poder: Israel pasa por el espacio aéreo del Líbano sin pedir permiso a nadie; Irán ejerce a través de Hezbollah una autoridad y un poder de veto político, los rusos están en Siria”

Paulo Botta

La explosión reavivó, además, las protestas contra el Gobierno del presidente Aoun, tras la visita que realizó está semana a Beirut el mandatario francés, Emmanuel Macron.

En un artículo publicado en el sitio online de la cadena qatarí Al Jazeera, el analista Joe Macaron, especializado en conflictos de Medio Oriente, aseguró: "No hay duda, sin embargo, que lo que ha sucedido el martes en Beirut no es meramente un accidente".

"Es la última consecuencia mortal de la profunda y arraigada cultura de corrupción, incompetencia y negligencia del aparato estatal del Líbano", escribió.

El gobernador de Beirut, Marwan Abboud, por su parte, comparó la potencia de la explosión con las bombas atómicas arrojadas por Estados Unidos hace 75 años sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, al final de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque la comparación parece exagerada, un equipo de especialistas de la Universidad británica de Sheffield dijo que todo parece indicar que fue "la explosión no-nuclear más grande de la historia".

Según estos científicos, la detonación fue equivalente a una de entre 1.000 y 1.500 toneladas de TNT, un 10% de la potencia de la bomba de Hiroshima.  

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »