Viernes 25 de Septiembre de 2020

Hoy es Viernes 25 de Septiembre de 2020 y son las 17:50 ULTIMOS TITULOS:

  • 18.9º
  • Mayormente nublado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

PROVINCIAS

8 de agosto de 2020

Tejedoras de Purmamarca se sumaron a una plataforma virtual y venden al exterior

Las mujeres recuperaron técnicas ancestrales y venden por Internet sus creaciones textiles en pleno confinamiento social por la pandemia del coronavirus.

La artesana pasa al menos cinco horas del día en su taller llamado "La Pushka", ubicado en una de las callecitas del colorido pueblo de Purmamarca y donde hace honor a los saberes de su antecesora quien llamaba así al material utilizado para lograr finas hebras.

Allí en tiempos de "normalidad" y junto a otras tejedoras hacen uso de añejos telares para iniciar a los jóvenes en el camino del tejido, que en muchos casos incursionan en la confección de bufandas, tulmas, medias y mantas.

"El hilado se hace como un baile que realiza la puisca y uno va midiendo el grosor del hilo que quiere obtener", graficó la creadora quebradeña, que se inspira en la idea de "recuperar puntos ancestrales", sostuvo.

"El secreto de la artesana textil es la entrega que uno le da a la lana para una elaboración armónica, con paciencia y amor de las prendas", definió sobre los requeridos productos ahora de manera virtual.

Sobre el trabajo en conjunto indicó: "Las artesanas nos hemos unido porque pasamos de tener a Purmamarca lleno de gente a ser un pueblo donde no llega nadie", dijo sobre las consecuencias de confinamiento social que, precisó, nos impulsó a "trabajar en equipo junto a las personas que manejan la tecnologías".
  A su vez, Alejandra Alancay, que se sumó a la propuesta, refirió a esta agencia: "Somos de familias de artesanos y siento que llevamos en la sangre eso de hacer frazadas, tapices y chales, además de que ponemos nuestra energía en innovarnos, marcando una tendencia", enfatizó.

La joven tejedora explicó cuáles son los colores característicos de las prendas de la Puna jujeña: "El marrón o también llamado chupi, además del blanco o crudo", los cuales "nos representan", dijo al indicar que sus antecesores pertenecen al lejano pueblo de Barrancas.

Si bien esos matices y productos tradicionales como guantes, medias y gorros de lana de llama no pierden vigencia, Alancay consideró que en estos momentos "los chales y prendas con delicados bordados marcan la diferencia porque se ven más vistosos".

Las prendas suman valor además de su autenticidad por la utilización de tinturas naturales como las remolachas, cebollas y múltiples plantas de esa región que se utilizan para darle color a sus obras.

Los rústicos telares con pedales, antiquísimas técnica de hilado en puisca, la inspiración de las artesanas y la tecnología, son las armas de las mujeres jujeñas que no dejan de producir prendas únicas en cuarentena.

Desde la Argentina y desde el exterior, quienes quieren conocer y adquirir los productos en venta ingresan a través de la página 

http://www.purmamarca.gob.ar/mercado

, o bien en el perfil "El Mercado de Purma" en las redes sociales

Facebook

e

Instagram

.  

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »