En una protesta que fue reprimida masivamente, reclamaron por la renuncia del jefe de gobierno, Carrie Lam y también, al mismo tiempo un grupo más reducido pidió por la independencia total de China. 

En una nueva jornada de protestas, decenas de miles de manifestantes salieron este domingo a las calles de Hong Kong para exigir la renuncia de la jefe del gobierno y dirigente pro Beijing, Carrie Lam, y un grupo más reducido, la independencia total de China.

La protesta se realizó en el distrito Sha Tin y transcurrió en relativa tranquilidad hasta que la Policía dio la orden de desconcentrar y un grupo de cientos de manifestantes se negó a abandonar la calle. 

Otra vez, la Policía respondió reprimiendo masivamente, una decisión que desató momentos de caos con manifestantes tirando objetos a la Policía desde el primer piso de un shopping aledaño. 

Según los organizadores, más de 115.000 personas marcharon este domingo, mientras que la Policía calculó que fueron unas 28.000, informó el diario local South China Morning Post. 

 

Si bien comenzó siendo una protesta pacífica, las fuerzas policiales respondieron con una represión masiva (Twitter). 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »