El único efectivo de la localidad oceánica de Birdsville controla 240.000 kilómetros cuadrados. Su principal misión en esa desértica zona es la de asistir a quienes tengan alguna emergencia.

Controlar 240.000 kilómetros cuadrados controlar no parece ser tarea fácil. Más aún cuando se trabaja solo. Sin embargo, a Stephan Pursell no lo asusta el desafío y disfruta de ser el único policía de localidad de Birdsville, enclavada en el centro de Australia, en pleno desierto. "Es bastante grande", reconoce el oficial que tarda cuatro días en auto para recorrerlo por completo.

 

Pursell, de 53 años, se convirtió en el único oficial de esta zona habitada por cerca de un centenar de personas hace un año y medio, cuando junto a su esposa dejaron la vida en la oriental Sunshine Coast, junto al mar, por lo que ambos tuvieron que acostumbrarse al desierto que supera los 40 grados durante los días veraniegos, combinados con fuertes tormentas de arena. "Hay que vivirlo para apreciarlo, es un lugar asombroso", dijo.

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »