Domingo 20 de Septiembre de 2020

Hoy es Domingo 20 de Septiembre de 2020 y son las 05:14 ULTIMOS TITULOS:

  • 3.3º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

POLICIALES

9 de enero de 2018

Un hombre que ya había robado en el supermercado en Cariló, el principal sospechoso por el golpe millonario

Es la única hipótesis que siguen los investigadores del asalto comando. Uno de los autos con que se concretó el asalto había sido robado hacía un mes en una ciudad cercana a Pinamar

Con el aporte de varios testigos y de las dos víctimas, que vieron o sufrieron la escena en la que varios hombres se llevaban el millón de pesos recaudados en un supermercado de Cariló, los investigadores delinearon un identikit y el resultado les llamó la atención: el rostro que se confeccionó exhibe características similares al de un hombre que, en julio del año pasado, robó una camioneta del estacionamiento de este comercio, propiedad de la familia del secretario de Seguridad de Pinamar, Matías Yeannes. Después del asalto del lunes, en la fiscalía de Pinamar les tomaron declaración testimonial a los dos hombres que manejaban la camioneta de "La Proveeduría", que el lunes al mediodía fue interceptada por dos o tres autos para sacarles la recaudación del fin de semana. También contaron lo que vieron tres obreros de la construcción que trabajaban a metros de la esquina de Divisadero y Cohiue, donde ocurrió el golpe. La descripción física del rostro del único asaltante que se bajó de uno de los autos y apuntó a las víctimas hasta que le dieron la bolsa con un millón de pesos coincidió en todos los casos. Cuando los policías y el fiscal de la zona Juan Pablo Calderón vieron el rostro dibujado en el identikit pensaron en un ladrón que fue detenido en el invierno pasado tras robar una camioneta estacionada en el predio de "La Proveeduría". Si bien los investigadores aclaran que la confección de un identikit "es falible" y depende de la subjetividad de los testigos, otro dato recogido ayer alimenta la única hipótesis con la que hasta ahora se trabaja. El Ford Focus del que se bajó el ladrón armado, que tenía patente falsa y fue abandonado tras el asalto, había sido robado el 4 de diciembre en la misma ciudad donde supuestamente vive el sospechoso, a unos 100 kilómetros de Pinamar. "Al auto lo roban, le ponen un dominio que no corresponde y después lo limpian y lo abandonan. Hubo inteligencia previa, por lo que también puede pensarse que fue sustraído para cometer este delito exclusivamente", detalló una alta fuente del caso a Infobae. Por ahora, esa pista es la única que tienen los investigadores. El fiscal Calderón pidió todas las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona, pero no pudo más que confirmar que los autos involucrados fueron, además de la Peugeot Partner del supermercado y el Focus, una Ford Ranger, también de los asaltantes, y un Peugeot 206 conducido por una mujer, sobre el que hay dudas respecto de su participación en el hecho. "Solo pudimos confirmar que son esos autos, pero no vimos rostros porque los vidrios eran polarizados, ni se pudo leer el dominio", explicó un investigador. Además, un agente del Servicio Penitenciario, que presta servicio en el marco del Operativo Sol, también declaró que los ocupantes del Ford Focus frenaron antes del hecho para preguntarle si conocía un cajero automático en la zona. Los empleados de "La Proveeduría" (propiedad de Gustavo Yeannes, papá de Matías, secretario de Seguridad de Pinamar) confirmaron a la Justicia, tal como había anticipado Infobae, que lo que les robaron fue una bolsa donde llevaban $ 1 millón exactos, ya que el cambio "chico" -unos $30 mil- lo tenían en otra bolsa, que los ladrones no les quitaron. El robo ocurrió cuando los empleados llevaban la recaudación del fin de semana a la sucursal del Banco Provincia en Pinamar, a 11 kilómetros de allí. A 300 metros del supermercado, cuando iban sobre Divisadero, la camioneta Ranger chocó de atrás a la Partner del comercio, y luego el Focus se les puso a la par. De ese auto bajó el único ladrón que dio la cara, les apuntó y sin disparar un solo tiro se llevó el millón de pesos. Calderón continuará las próximas horas con las declaraciones testimoniales a otros empleados de "La Proveeduría". Lo que busca es descartar que allí estén las personas que aportaron la información detallada que les sirvió a los asaltantes para concretar lo que, hasta ahora, es el golpe del año. Fuente: Infobae

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »