Lunes 21 de Septiembre de 2020

Hoy es Lunes 21 de Septiembre de 2020 y son las 06:59 ULTIMOS TITULOS:

  • 3.2º
  • Despejado
  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

MOMENTOS INOLVIDABLES DE LA HISTORIA

24 de noviembre de 2017

Alfred Bernhard Nobel: Un día como hoy pero en 1895 firmaba su testamento

En su testamento firmado el 27 de noviembre de 1895 en el Club Sueco-Noruego de París, Nobel instituye con su fortuna un fondo con el que se premiaría a los mejores exponentes en la Literatura, Fisiología o Medicina, Física, Química y de Paz. Posteriormente fue creado el Premio de Economía, aunque no es propiamente un Nobel, sino en memoria a Alfred Nobel.5​ Una hemorragia cerebral le causó la muerte cuando estaba en su hogar en San Remo, Italia, el 10 de diciembre de 1896 a la edad de 63 años.

Alfred Nobel nació en una familia de ingenieros. Cuando tenía nueve años de edad, la familia se trasladó a Rusia, donde él y sus hermanos recibieron una esmerada educación en ciencias naturales y humanidades.

Regresó a Suecia en 1863, completando allí las investigaciones que había iniciado en el campo de los explosivos: en 1863 consiguió controlar mediante un detonador las explosiones de la nitroglicerina, inventada por el italiano Ascanio Sobrero; en 1865 perfeccionó el sistema con un detonador de mercurio; y en 1867 consiguió la dinamita, un explosivo plástico resultante de absorber la nitroglicerina en un material sólido poroso, con lo que se reducían los riesgos de accidentes (las explosiones accidentales de la nitroglicerina, en una de las cuales había muerto su propio hermano Emil, habían despertado fuertes críticas contra Nobel y sus fábricas).

En 1895 fundó Elektrokeviskas Aktiebolaget, más conocida como Eka, en BengtsforsSuecia.2​ La empresa fue finalmente absorbida por el grupo AkzoNobel que todavía en la actualidad mantiene parte de su nombre.3

También desarrolló sus capacidades literarias como para escribir poesía en inglés. Su obra Nemesis, una tragedia en prosa sobre el episodio de Beatrice Cenci, inspirada en parte por la obra de Shelley The Cenci, fue impresa mientras agonizaba. La tirada completa de la obra, salvo tres ejemplares, fue destruida al ser considerada escandalosa y blasfema. Actualmente, además de una edición en sueco, existe otra en francés.

Se calcula que su fortuna en el momento de su muerte era de 33 000 000 coronas, de las que legó a su familia apenas 100 000 coronas. El resto fue destinado a los Premios Nobel.

En su honor se ha denominado el asteroide (6032) Nobel, y llevan su nombre el cráter lunar Nobel así como un elemento químico, el Nobelio, y los premios Nobel.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Momentos inolvidables de la historia
Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla
Momentos inolvidables de la historia
RECUERDO DEL FAMOSO DISCURSO DEL 2 DE ENERO DE 2002

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »